Fin de año: Regalos para quedar bien

Esta nota acompaña la edición online del blog de Staples Argentina

Diciembre es el mes de los cierres de balance, las cenas de fin de año y la compra de obsequios. Algunas personas tienen más facilidad que otras para regalar. Mi regla de oro, como Personal Shopper, consiste en saber a quién le voy a regalar, cuánto dinero cuento (se trate de una compra personal o para un tercero, por ejemplo, un regalo empresarial) y conocer los gustos y preferencias de la persona que lo recibirá.

personal-shopper-online-regalos-de-fin-de-ano

Saber regalar es todo un arte de sentido común,  sensibilidad y consideración. Descubrir qué le causará mayor ilusión sin preguntárselo directamente ni revelar las intenciones. Los chicos nos dejan pistas a través de las cartas que escriben a Papá Noel,dar en la tecla con los adultos puede ser más complicado. Es fundamental que los regalos incluyan ticket de cambio, ya sea porque se acaba de comprar uno similar, no es de la talla correcta (en especial si se trata de ropa) o, simplemente, no es de su agrado. Cuando se trata de un colega, eviten entregar algo demasiado personal porque puede dar lugar a malas interpretaciones. Lo clásico les evitará situaciones incómodas, un paraguas, música, libros, dos entradas para ir al teatro, son algunas de las alternativas. Para un familiar que hace tiempo que no vemos, el mejor obsequio es regalarle tiempo juntos, las personas mayores valoran mucho las salidas a tomar el té, por ejemplo.

Si deciden regalar flores, recuerden acompañarlas con una tarjeta escrita a mano, que incluya un mensaje breve y de cariño. El color es determinante ya que cada una tiene un significado distinto. Las flores blancas significan pureza y alegría; las rojas, pasión y ambición; las verdes, esperanza y éxito; las azules, amor puro y comunicación espiritual y las amarillas, triunfo, riqueza y ambición.  Si tienen un amigo que vive solo y ofrece una comida en su casa, es natural llevarle una planta o flores que lucirán muy bien cerca de libros o donde el ambiente se lo permita.

Si tienen pensado sorprender con un perfume, háganlo únicamente cuando conozcan la marca que prefiere la persona a quien van a entregárselo, la que deberá abrirlo completamente y sentir su aroma, como signo de su buena educación. En cambio, si deciden regalar un vino, al momento de darlo, aclaren que es para la bodega u ocasión especial. De esta manera, se exime al anfitrión de abrir la botella esa misma noche.

Si dentro de una misma familia conviven realidades económicas diferentes, para evitar herir los sentimientos, están los que fijan un rango de precios, mínimos y máximos, a los regalos que entregarán. También, los que sortean, previamente a quien regalarle, cómo si se tratara de un amigo invisible.

Cualquiera sea el escenario, recuerden que el objeto más delicado del mundo pierde su encanto si no está envuelto correctamente. Papel de seda, de madera decorado, inclusive, un pañuelo, podrían ser alternativas a considerar. Es importante destacar que el regalo más agradecido es aquel que no se espera y más allá de si le gustó o no a quien lo recibe, es importante que valore la dedicación y el tiempo que ha puesto la persona que se lo entregó.

Desde aquí les agradezco el tiempo que se tomaron para leer estas líneas. Mis mejores deseos para todos ustedes. Nos vemos el próximo año.

Deja un comentario