Horace Lannes, Elegancia y Glamour en el cine argentino

“En breve empieza la visita guiada, podes esperar en el hall”, me dice luego de pagar la entrada. Faltan pocos minutos para las cinco y media y ya tengo ganas de recorrer la muestra de Horace Lannes, pionero de los directores de vestuario del cine argentino. La guía comienza la introducción, pero casi nadie la registra, todas las miradas están en el vestido dorado que Susana Gimenez llevó en La Inconfundible Molly Brown, donde interpretó a una de las sobrevivientes del Titanic.
El rosa es tendencia en el Salón de la Madame, donde espera el camisón + desabillé (hoy, “prendas lenceras”) que Lolita Torres llevó en los 70. Poco más allá, la vedette es el diseño romántico de mangas farolito que usó Libertad Lamarque en La Sonrisa de Mamá. Algunos de sus diseños fueron adaptados para desfiles; el de mangas murciélago (ahora cosidas, para evitar que se ensucien) lo usó Susana Rinaldi.

Horace Lannes, Elegancia y Glamour en el cine argentino
Antes de pasar al salón de baile, donde los rojos, negros y blancos son mayoría, se alcanza a ver el vestido que Goldie, la otra Legrand, llevó para una presentación. Rosa María estuvo en la inauguración de la muestra, pero ella aún no.

“A mí no me entra el de Zully, ¡qué cinturita!”, suspiran mis dos compañeras de visita, que juntas superan los 140 pirulos, mientras se acercan para apreciar el vestido negro de escote corazón y cola de sirena que llevó la actriz en La Dama de las Camelias y lanzó a la fama a Horace Lannes. La Dama Regresa cuenta la historia de una mujer que luego de heredar las tierras de su marido, regresa millonaria a su pueblo natal: apropiado el rojo pasión elegido para Coca Sarly.

 

Horace Lannes, Elegancia y Glamour en el cine argentinoLannes mezcló telas nacionales e importadas con muy buenos resultados. El diseñador, que supera los 85, pasa por el museo casi todos los días y cada vez que lo hace se acerca al vestido que le hizo a Sabrina Olmos (negro, con puntillas) para besarle el puño, total admiración y profundo amor.

En la otra punta del salón, el de Mónica Guido recuerda a uno de los diseños de Charles James; y, más allá del vestuario propio de alfombra roja, el prêt-à-porter aparece con Olga Zubarry, que le pidió al modisto un tapado “para todos los días”.

Horace Lannes, Elegancia y Glamour en el cine argentinoDespués de la cena, los caballeros se retiraban al salón de fumar, que aquí despliega el vestuario de Ay, Juancito, film que cuenta la vida del hermano de Evita. Los trajes masculinos tienen tantos detalles como los de las amantes del personaje, una de ellas, personificada en Inés Estévez. Los modelos de Eva Perón son copia calcada de los que lució la primera dama por aquellos años. Uno más lindo que el otro.

En el comedor del museo, donde se filmó Más Pobre que una Laucha, con Lolita Torres, están los vestidos que ella usó; entre otros, el de espalda magnífica y mega moños. ¡Qué telas!
En un desnivel y para que se destaque del resto, el vestido de Mirtha en Los Sábados de Cine, “es celeste porque como el film era en blanco y negro, tenía que contrastar”, explica la guía mientras da por finalizada su charla y adelanta que en el subsuelo está el bonus track.
Es cierto. Allí, sus figurines; fotos autografiadas por sus actrices amigas y una sala de cine improvisada donde se proyectan fragmentos de las películas completan su obra.

Horace Lannes, Elegancia y Glamour en el cine argentinoPueden visitarla hasta el 31 de Agosto, en el Museo Nacional de Arte Decorativo (Av. del Libertador 1902) de martes a domingo, de 14 a 19. Feriados, cerrado.

 

Imágenes de Vestite con Estilo

0 comentarios en “Horace Lannes, Elegancia y Glamour en el cine argentino

Deja un comentario