Entre almohadones

Cuando era muy muy chiquita, las cenas en mi casa siempre fueron interesantes para los adultos, pero a los pequeños los dormía. En el momento previo al sueño profundo, mi mamá ofrecía su cama matrimonial, la que rodeaba con almohadones para evitar que se cayeran los dormilones. “Que se sientan protegidos”  decía mientras daba pequeños golpecitos a los almohadones para hacerlos aún más mullidos. De aquellos tiempos conservo la idea de comprar almohadones como símbolo de protección, contención y descanso reparador.

A la hora de elegirlos doy prioridad a los géneros. Buscando que sean nobles en textura y calidad  di con Atelier de hilos. Para las estampas, convocaron a Luciana Garabello, artista plástica, madre y dueña de Le Loup, la marca especializada en flats (las ballerinas con estilo).

Imagen

Su colección 2014 se inspira en los intensos tonos del continente africano a los que se les suman azules profundos que sólo pueden verse mar adentro, como cuando zarpamos en un crucero. Además de cubre almohadones de edredón de lino, en Atelier se pueden encontrar toallas para el toilette.

ImagenImagen

Dame tu voto en HispaBloggers!

Deja un comentario