César Núñez, chapeau

Cuando el fanático de James Dean (ver post semana atrás) me contó que César Núñez y Guillermo Acassuso habían ganado el concurso de sombreros de La Roche Posay  quise conocerlos. Cruzamos avenida Corrientes en busca de un bar tranquilo,  al rayo de sol y sin sombrero que nos cubra (¿paradoja?).

César es diseñador y desde su Bragado natal viste a novias y quinceañeras con modelos clásicos, a los que desde hace cuatro años, cuando conoció a Guillermo, les suma color en tocados, ramos, zapatos y sombreros, todo un arte, que también enseña.

Image

Una anécdota para compartir…

La primera de tantas producciones que realizamos para Nubilis tuvo a Pampita como protagonista. En cuatro tomas, con su calidez y profesionalismo, estuvieron listas las fotos. Pero cuando pasamos los datos a la revista, Guillermo invirtió los números de teléfono. “¡Nadie nos va a llamar!!”, me enojé. Pero dos días después, la hija de una vecina, que sabía cuál era la característica correcta, nos llamó para reservar el vestido.

“La mujer que quiere te encuentra”, mantralizan a dúo. Pero, por las dudas, chequean una y otra vez los números antes de enviarlos a las editoriales.

Image¿Cómo son tus clientas?

Mujeres decididas, siempre y cuando vengan solas; el combo de madres, tías y amigas confunde más de lo que ayuda. Se animan al color y aceptan nuestras propuestas, de lo contrario es imposible llegar a un consenso. Cuando nos piden algo demasiado sencillo nos damos una panzada de creatividad; en cambio, cuando se pasan de rosca las intentamos bajar un poco.

¿Con cuánta anticipación vienen las novias?

Recomendamos que vengan un año antes, para poder armar los bocetos, hacer las pruebas que sean necesarias, conseguir los avíos, pero la mayoría se acuerda tres meses antes.

¿Hacen escuela?

En cierta forma sí, porque nos proponemos diseñar lo más parecido al vestido de sus sueños, aunque muchas veces piden mezclas estrafalarias o poco sentadoras. Con paciencia, les explicamos cuando una tela es incompatible con otra o les sugerimos un corte más sentador. Algunas lo entienden y aceptan;  otras, no vuelven más.

¿Qué haces cuando no estás diseñando?

¡Siempre estoy diseñando! Cuando no estoy bordando una perla en algún tocado, termino de cerrar un dibujo para una clienta o preparo un nuevo ramo. Me anoto en cuanto taller y curso encuentro para aprender a dominar nuevas técnicas. ¡Soy inquieto, que le voy a hacer! Guillermo, en cambio, se las ingenia para responder a tiempo todas las consultas que llegan a través de la web, sin descuidar Acassuso Bijou, la marca de accesorios  para las argentinas que buscan algo distinto. Cada modelo es único porque me aburro enseguida -susurra por lo bajo-.

-¿Qué les falta para seguir creciendo?

Vestir a una estrella, creo que con eso saltaríamos a la fama. Aunque después de haber ganado el certamen de La Roche Posay hemos dado más notas que en todos nuestros años de carrera.

-¿Cómo  fue Hacerle sombra al Sol?

Me enteré por una alumna que me sugirió que participara y sin muchas vueltas me anoté. Tomando las bases  como guía puse manos a la obra. Preparé tres diseños. Los pensé de lino, porque me  imaginé camino a la playa con el sol pegándome en la nuca. Y ganó Hacerle sombra al Sol, el diseño con visera, porque nunca falla cuando hay que protegerse la cara y las orejas. ¡Además es unisex! Todo cerraba hasta que vi los otros. ¡Yo no gano ni loco!, me dije. Pero, bueno, entregaron varias menciones y el primer premio se va para Bragado (sonrisa de oreja a oreja y un brillo de alegría en los ojos).

Image Aunque esta bloggera no está ni cerca de pasar por el altar, ya tiene una invitación para probarse  sus diseños. Quién les dice.

ImageImágenes de César Nuñez, Nubilis y Vestite con Estilo

Deja un comentario