¿Cómo ir vestida a una entrevista laboral?

Cada vez que nos confirman una entrevista laboral, lo primero que se me cruza por la cabeza es qué ponerme.

Hay quienes reservan un traje negro con camisa blanca, otras se aferran a la pollera larga Chanel con impecables stilettos negros y las más seguras deciden ese mismo día que van a llevar (aquí me encuentro).

A lo largo de mi vida, tuve varias entrevistas laborales (¡por suerte!) y siempre traté de llevar prendas con las que me sintiera cómoda. Mi prioridad siempre fue encontrar las palabras justas y poco aburridas para describir mi experiencia laboral, sin descuidar mi imagen.

Evito prendas ajustadas para que la falta de aire no interrumpa mi capacidad de razonamiento. Estrenar zapatos lo dejo para otro momento. Accesorios llamativos o escotes provocativos los reservo para salidas con amigas.

La clave consiste en saber con quién nos vamos a entrevistar: jefa de redacción o presidente de una multinacional.

Zapatos impecablemente lustrados, cabello arreglado, manicura y un rico aroma deben ser la clave para causar una buena impresión.

Si tenemos una segunda entrevista, se puede repetir el pantalón pero cambiar la camisa, blusa, recurrir a otros zapatos y, de ser posible, otro abrigo.

El maquillaje debe ser prolijo: base apropiada, un poco de rubor para las mejillas, rímel y brillo labial. Ni más ni menos.

Apagar el celular antes de ingresar para evitar interrupciones innecesarias.

Salir con tiempo, caminar tranquilas, respirar profundo, pensar bien cada una de nuestras palabras no garantiza el éxito pero den por sentado que jamás serán descartadas por no “vestir con estilo”.

198299189813492408_od4jtbpa_c

Un comentario en “¿Cómo ir vestida a una entrevista laboral?

Deja un comentario