Completamente enamorados

image
Declaro mi amor al jean Levis que me compré en el Alto Avellaneda cuando tenia 23 años.Me lo probé y ya nada fue igual. Me siento cómoda, relajada, casual, canchera, todo eso junto (¡que no es poco!). Los años pasaron, incluída una mudanza, pero el jean sigue.Tres agujeros en la entrepierna, de celeste mutó a blanco y aún así lo sigo usando. ¿Qué nos pasa cuando  nos encariñamos? Frases del tipo: “ese saco era de tu abuela” , “los años que tiene esta tela” , “ya no se consigue más”.Un tapado de piel, un saco de terciopelo negro, una camisa especial, el vestido de casamiento… Esas prendas están más vigentes que nunca y se las reserva en un lugar especial en el guardarropa, pero ¿qué pasa cuando queremos acumular porque sí?

Los pantalones que nos quedaron de cuando teníamos 20 ya no son excusa para que ocupen una percha con la promesa a futuro de que bajaremos esos kilos de más…

La vida se renueva pero nuestro estilo evoluciona. Ayudemos en ese proceso.

Ese sweater es divino y lindísimo, pero cumplió un ciclo. Las remeras blancas al igual que las negras hay que revisarlas periódicamente porque el paso del tiempo las amarillenta y las pone “feitas”.

La excepción a la regla son las camisetas de fútbol: jamás se tiran.

Acumular prendas innecesariamente es sinónimo de desorden y desprolijidad.

Me pasó de estar organizando el guardarropa de un cliente y lo primero que me aclaró fue: “yo no me encariño con las prendas; si hay que tirarlo, no lo dudes”. ¿Sólo los hombres piensan así? ¿Las mujeres nos encariñamos más con la ropa? ¿Qué madre no guarda ropa de sus hijos cuando eran bebés? (Y los chicos ya tienen 45 años).

Seamos sinceras con nosotras mismas y hagamos limpieza general.

Cuando decidan hacerlo, repitan: “qué lindo todo, gracias por todo, lástima todo”.

Un comentario en “Completamente enamorados

  1. Ana Laura dijo:

    Es muy cierto esto que contás Paula. Creo que hombres y mujeres acumulamos ropa de décadas… La diferencia está en que ellos acumulan por haraganes. En cambio nosotras sí somos concientes y no nos queremos desprender de esas prendas! Tal vez necesitemos que alguien revise nuestro guardarropas…

Deja un comentario