Desvestite con estilo

200199145905207248_suovpdtn_c

En mis blogs anteriores, hice referencia a jeans, carteras y zapatos personalizados, y dejé en claro mi profundo rechazo a las ojotas como calzado para la ciudad. Ahora le llegó el turno a la ropa interior.

Después de mi primer viaje a New York, me di cuenta que hay vida más allá del 85, 90, 95 y 100 como únicos talles de corpiño.

La famosa tienda Victoria’s Secret tiene varias vendedoras, en su mayoría rubias platinadas, que, con centímetro en mano, gentilmente te toman las medidas, y te hacen una visita guiada por todo el local, del cual seguramente salís con una de esas bolsitas fucsia en la mano.

Algún tiempo atrás, en el local de Calvin Klein del Alto Palermo, uno de los vendedores se ofreció a tomarme las medidas y dio en la talla correcta. Recuerdo ese número con letra incluida como si fuera mi DNI.

Ahora tomá nota de estas indicaciones, revisá tu arsenal de corpiños, porque seguramente no estás llevando el talle correcto.

  • El busto debe calzar correctamente en la copa del corpiño, sin que queden espacios vacíos.
  •   El arco del corpiño debe calzar perfectamente sobre la piel, no tiene porque ser incómodo. ¡Sólo vos podes bailar, no tu corpiño!
  •   El centro del corpiño debe quedar chato sobre el pecho.
  •   Las tiras no deben cortarte la circulación, pero sí tienen que quedar estiradas y lisas.
  •   El contorno del corpiño tiene que formar un círculo divino alrededor de tu cuerpo. ¡¡Ojo que no presione demasiado para que no salgan imperfecciones innecesarias!!

Cuando tengas el correcto, entonces podrás priorizar qué modelo comprar. En el mercado se pueden encontrar con y sin push up, algodón o encaje, con y sin aro, breteles desmontables, de silicona (ideales para los vestidos strapless o espaldas al aire).

Ahora bien, aún tenemos pendiente la parte de abajo. Cómo conseguir la tanga correcta sin morir en el intento.
La bombacha ideal sería cola-less o vedettina sin costuras; algunas recomiendan el culotte, pero lo dejo a gusto personal. En mi opinión, no me gustan las tangas que hacen el efecto de “psedu-cachete”; tampoco las que ajustan tanto que traen a la luz rollos inexistentes.

Repitan conmigo:

Pantalones negros = tanga negra.  Pantalones blancos = tanga color piel.

La ropa interior debe estar en perfectas condiciones. Rota, manchada o estirada: ¡¡descartala ya!!

Porque después de todo, no solo nos vestimos; también tenemos que desvertirnos con estilo.

Deja un comentario