¿Qué me pongo?

carrie-en-su-depa-2

Mientras pongo un pie en el piso, hago mi rutina de limpieza facial matinal, me lavo los dientes  y tomo la pastilla de la tiroides (casi en simultáneo), enciendo la tele y veo la temperatura; ¡¡en todo ese mientras!! Pienso que me pongo.

La noche anterior estoy terminando de escribir el blog, sacando la ropa del lavarropas, terminando de lavar los platos, acomodando la cartera, cabeceando al final de alguna película, con las últimas fuerzas me lavo los dientes, y caigo desmayada y casi en la misma posición amanezco al día siguiente. ¡¡Táchame la doble!!

Una de mis reglas de cabecera es no repetir la parte de arriba en los 7 días que tiene la semana. Por lo tanto, puedo repetir pollera o pantalón, pero jamás musculosa, remera, blusa o camisa.

Como asesora de imagen siempre recomiendo empezar por organizar el guardarropa. Eso permite tanto al cliente como al profesional saber qué prendas tiene actualmente y cuáles necesita comprar. Además, la organización permite maximizar los conjuntos (traducido: sacarle el jugo a cada prenda que cuando la compraste, te preguntaste: ¡Me gusta, ya veré con qué la combino!).

Un guardarropa ordenado es el espejo de tu persona. Conocerlo y tenerlo ordenado te evita perder tiempo buscando ESA camisa verde seco que combina perfecto con ese palazzo de seda fría en beige claro y stilettos color nude y la cartera divina en gamuza que compraste en tu última escapada a Caballito.

Les dejo lo básico:

Una camisa por percha: de puntas redondeadas, de plástico y que coincida con el tamaño de la espalda de la camisa.

Hasta dos pantalones por percha ¡perfectamente doblados y planchados!

Las polleras tienen una percha especial. Al igual que cinturones y pashminas.

Las remeras y musculosas se guardan dobladas y ordenadas por color, en cajones o estantes.

Los zapatos en cajas con su respectiva foto, o frente transparente para su rápida localización.

Prefiero las carteras en estantes y en bolsas de tela, antes que colgadas, porque se deforman.

Los aros, collares, pulseras, anillos, ordenarlo en cuadros, maniquíes de alambre o cajas para te; esto permitirá identificación, ya que pueden convertirse en lo principal de cualquier outfit antes que en lo accesorio.

Nunca más esto de: “me visto según mi estado de ánimo”, todos los días son un despertar y nunca se sabe cuando la vida puede sorprenderte.

Cuando tengas que responderte a vos misma la pregunta crucial que da motivo al título de este blog, recordá tu estilo, las prendas que te hacen feliz, qué imagen queras dar a los demás y las actividades que tengas que hacer ese día, ya que no usarás lo mismo para un almuerzo con tus suegros, que para una entrevista laboral o para un cóctel con amigas.

Cuando te sentís linda, se lo transmitís a tu cuerpo, caminas segura, confiada, dispuesta a parar el colectivo con mucha actitud y decirle al chofer: “Buen día, $1,70 por favor” con una sonrisa y los cabellos (planchados) al viento.

2 comentarios en “¿Qué me pongo?

  1. GRISELDA PEÑA dijo:

    hola Pau recorriendo la web en una noche de lluvia aburrida, te encontré después de tanto tiempo que orgullo me encanta lo que haces beso gigante, Gri

Deja un comentario