Zapatos de media estación

114841859218834695_lvldfyh5_f1

Desde que tengo uso de razón, los pies se abrigan en invierno y se destapan en verano. Por lo tanto, ¿por qué veo mujeres con botas en verano?

No es la primera ni la última vez que me escuchen decir que la moda incomoda, pero botas en verano es masoquismo puro.

Paso a explicar los fundamentos por los cuales no las considero adecuadas:

  • Ya tenemos calentamiento global y lo sentimos con los casi 40 grados de sensación térmica; no es necesario exponer a nuestros divinos y lindos pies a tremenda tortura.
  • Es de público conocimiento que las botas al tobillo o de media caña acortan las piernas,  por el simple hecho de que el ojo escanea de abajo hacia arriba.
  • Puede que sean tendencia, pero ¿sentido común se rinde en marzo?
  • Así como la vida admite grises, de botas a ojotas hay matices: peep toes, chatitas con o sin brillos, stilettos, mocasines, guillerminas, todos iguales de lindos y sentadores.
  • Si esta mañana se te ocurre llevar una pollera larga o vestido, entonces el calzado ideal son las chatitas o sandalias de taco chino. ¡Botas no!
  • Si, en cambio,  estás decidida a imitar el look de Sarah Jessica Parker  y desempolvas ese capri de temporadas pasadas, será mejor que lo acompañes con stilettos, para elongar tu línea. ¡Botas no!
  • Si la bota no es del mismo color del pantalón y no te llamas Dolores Barreiro, entonces no las uses por fuera.

Traten de ser espectadoras de la moda, observen, pregunten, sáquense todas las dudas habidas y por haber, aprendan a decir NO antes de comprar algo que no las convence y sepan diferenciar los modelos de pasarela de los de la vida real.

Deja un comentario